Las esponjas para maquillaje pueden tener diferentes formas e incluso estar hechas de diferentes materiales. Conoce todas las ventajas de las esponjas triangulares y de sus resultados de alta precisión.
 
El mejor material para las esponjas de maquillaje, es el látex. El látex tiende a absorber menos producto y por tanto nos ayuda a ahorrar en maquillaje. La esponja de maquillaje triangular se puede usar para aplicar base de maquillaje líquida, en crema y por supuesto, el corrector
 
Usarla es muy sencillo: aplica un poco de base de maquillaje directamente sobre la esponja y con esta aplica el producto sobre tu piel. No pongas mucho maquillaje para evitar excedernos con la base. El corrector se aplica de igual forma.
 
Los picos de la esponja de maquillaje triangular te permiten conseguir una precisión increíble. Aplica un poco de maquillaje en uno de los extremos de la esponja y podrás llegar a aquellas zonas de más difícil acceso: la aleta de la nariz o el mentón o la zona de los ojos. 
 
Otra de las ventajas de la esponja de maquillaje con forma de triángulo es que nos permite distribuir el maquillaje de manera uniforme. Con unos sencillos toques podemos retirar aquellas zonas en las que tenemos exceso de base o de corrector, obteniendo como resultado una piel lisa y perfecta. 
 
En caso de usar la misma esponja para aplicar el corrector y la base, debemos de usar un lado para uno de estos productos, y la otra cara para el otro. Así evitaremos la mezcla de colores, cuya mezcla puede dar efectos no deseados en el rostro. Sobre todo si se usa un corrector en tonos verdes. 
 
Ahora ponte manos a la obra... y disfruta luciendo una piel perfecta!