¿Cómo elegir tu crema de protección solar para la cara?

Con la llegada del buen tiempo aumentamos las horas que pasamos fuera de casa, y con ello, nuestra exposición solar es mayor. Sobre todo nuestro rostro es la parte del cuerpo que más tiempo pasa expuesta a los rayos solares, por eso es importante elegir una crema solar facial que nos proteja.

Debemos recordar la importancia que tiene aplicarnos un buen factor de protección solar para evitar los daños nocivos que el sol y las radiaciones pueden causar en nuestra piel. Pero no siempre es tarea fácil decidirse por una crema u otra, y siempre acaban asaltándonos dudas.

¿Quieres conocer los mejores tips para elegir tu protección solar facial? ¡Sigue leyendo!

Usar protección solar… ¿Solo en verano?

Por supuesto que… ¡no! La protección facial deberías utilizarla todos los días de año para así proteger una de las zonas más expuestas a la radiación solar.

Las quemaduras solares no solo se producen en verano, y aunque no nos demos cuenta, los rayos solares inciden en nuestra piel de igual forma en las cuatro estaciones y son capaces de dañar las fibras de colágeno y elastina. Es entonces cuando nuestro cuerpo entra en un proceso de reparación que genera radicales libres que darán lugar a arrugas, manchas solares y cáncer de piel.

Un protector solar es un producto hidratante con una alta concentración de filtros que protegen a nuestra piel frente a los daños causados en ella por el sol y que nos ayudará a mantener nuestra piel joven durante más tiempo, por ello te recomendamos que te la apliques cada mañana, ya que los rayos pueden alcanzar tu piel incluso aunque el día esté nublado.

Tipos de radiaciones y filtros

Un buen fotoprotector debería ser de amplio espectro, filtrando de esta forma más radiaciones que una crema solar convencional.

No solo queremos bloquear los rayos solares, sino también otros como los infrarrojos o la luz visible. Pero ¿qué significan las siglas que aparecen en los botes?

Rayos UVA

Es la radiación que más llega a la tierra y que está presente durante todo el año, es la radiación con más capacidad de penetrar en la piel. Además, la mayoría de los cristales de las ventanas no bloquea los rayos UVA, otro de los motivos por el cual deberías ponerte la crema de protección facial solar todos los días.

Lo que nos provocan es fotoenvejecimiento en nuestra piel, ¿qué significa esto? Arrugas, manchas y flacidez.

Rayos UVB

Los UVB son aquellos que nos causan quemaduras.

Aunque con menor capacidad de penetración que la UVA, es una radiación muy peligrosa, pues los daños que estos provocan son irreparables e incluso pueden dañar el ADN celular dando lugar a mutaciones y terminar causando cáncer de piel.

Rayos IR

Protección a los rayos infrarrojos.

La radiación que emiten estos es en forma de calor y son los responsables de las insolaciones y golpes de calor. Al ser un calor seco, no nos llegamos a dar cuenta del daño que hace, pero al penetrar en nuestra piel nos causa la pérdida de elasticidad y firmeza.

Rayos HEV

El último descubrimiento: la luz visible del móvil u ordenador también nos afecta y favorece que se produzca una hiperpigmentación en nuestra cara y además contribuye al envejecimiento prematuro de nuestra piel.

Por ello, aunque te pases en día metido en la oficina, también tienes que ponerte tu crema facial de protección solar.

En cuanto al nivel, los expertos siempre recomiendan que elijas filtros altos, entre el 30 y el 50. Como dato, te diremos que el FPS 50, bloquea un 98% de los rayos UVB. Interesante, ¿verdad?

No debemos olvidarnos de que los componentes que contenga no dañen la flora y fauna marina, como el protector solar SUNSET SKIN, formulado de manera que protege y cuida el medio ambiente

¿Cuándo y cuánto tengo que aplicarme la protección facial?

Después de haberte aplicado tu crema hidratante o tratamiento, llega el momento de coger tu protección solar facial. Eso sí, espera que los productos que hayas puesto antes estén totalmente absorbidos. Lo ideal sería que lo aplicases de forma generosa y uniforme unos 30 minutos antes de la exposición al sol y lo aplicarás cada dos o tres horas.

Acostumbrarse a incluir el paso de la crema solar en tu rutina te llevará no más de dos minutos y realmente notarás cómo tu piel mejora si eres constante.

En cuanto a la cantidad, para que calcules cuánto necesitas al principio puedes poner dos líneas de crema sobre tus dedos corazón y anular: esto es justo lo que debes aplicar para proteger tu cara y cuello.

¿Con color o sin color?

Esto lo dejamos a tu elección. Siempre y cuando sea, como hemos dicho, de amplio espectro, puedes encontrar opciones con o sin color.

Una crema con color y protección solar, aparte de protegerte, te ayudará a igualar el tono de tu piel. Puedes utilizarlo con o sin tu base de maquillaje, pero con la ventaja de estar a la vez cuidando de tu piel.

Recuerda que en Etnia Cosmetics disponemos de un amplio catálogo de productos de cosmética de gran calidad para el cuidado de la piel de tu rostro. Echa un vistazo a nuestras ofertas y novedades y empieza a darle a tu cara el cuidado que se merece.