RUTINA DE LIMPIEZA, ¿cómo? ¿cuándo? ¿con qué?

Muchas veces cometemos el error de no darle la importancia suficiente a nuestra rutina de limpieza. Nuestro cutis sufre un constante desgaste y está expuesto a cantidad de agentes externos que ensucian y dañan la piel.

Si bien es cierto que el rostro de aquellas personas que se maquillan necesita una limpieza en mayor profundidad, debemos eliminar la creencia de que, por no maquillarnos, no necesitamos seguir una rutina de limpieza. Es igual de importante en ambos casos, aunque aquellas personas que utilizan maquillaje diario, deberán poner más ímpetu en sus limpieza.

A continuación vamos a explicarte los pasos a seguir para mantener tu piel sana, limpia y revitalizada. No olvidemos que, tan importante es la limpieza, como los productos que utilizamos para ella… Nosotras, por supuesto, te recomendamos nuestra línea Essentials, pensada y formulada para conseguir una limpieza en profundidad.

¡Allá vamos!

En primer lugar te proponemos una rutina de limpieza clásica, esencial y perfecta para el día a día:

  • Paso 1: Sírvete de un algodón para hacer una primera limpieza, con leche o gel limpiador, de tu rostro. Aplícalo mientras realizas un pequeño masaje sobre la piel, intentando no dejarte ningún hueco por limpiar.

Para eliminar los restos de maquillaje, y sobre todo, la máscara de pestañas y eyeliner, utiliza agua micelar o bifásico. Es importante que en este paso nuestra piel quede bien limpia.

  • Paso 2: Lávate bien la cara para retirar los excesos de producto que hayan podido quedar del paso anterior. Sécate con una toalla, mediante pequeños toquecitos. Es importante que no aprietes ni frotes para evitar irritar tu piel.

  • Paso 3: Para este paso necesitaremos un tónico facial que retire los restos de impurezas, refrescar y tonificar la piel. De nuevo, se trata de aplicar el producto mediante pequeños toques, masajeando la piel, a la vez que la respetamos y evitamos que se irrite.

Estos 3 serían los pasos imprescindibles para mantener nuestra piel limpia y cuidada, librándonos de los agentes externos que se acumulan y ensucian nuestro rostro.

Tras estos pasos, lo ideal sería aplicar un serum o crema. El tipo de producto dependería de las necesidades de cada piel. Próximamente hablaremos de los tipos de serum y cremas y explicaremos sus funciones y cuándo aplicarlos.

Seguidamente vamos a proponerte una rutina intensiva, ideal para ponerla en práctica una vez cada 15 días.

Esta limpieza consta de 2 únicos pasos:

  1. Exfoliación

La exfoliación elimina las células muertas, contribuye a la renovación celular y reparación de la piel.

Aplícate el exfoliante en el rostro mediante un masaje, sin hacer demasiada fuera. Una vez hayas llegado a todas las zonas del rostro (evitando los ojos y la boca), y sientas tu piel exfoliada, elimina el producto con la ayuda de agua tibia.

  1. Mascarillas:

Este paso es conveniente realizarlo tras habernos exfoliado ya que la piel se encuentra preparada para una mayor absorción de los nutrientes que pueda aportar la mascarilla.

Antes de aplicarte la mascarilla, aplícate un poco de tónico con la ayuda de un algodón para regenerar la humedad que necesita tu rostro.

Elige una mascarilla que se adecue a las necesidades de tu piel. Puedes alternar dos, si por ejemplo quieres actuar por un lado en los puntos negros y por otro, en el cutis en sí.

¡Et voilá!

Como veréis, es una limpieza más en profundidad. Es importante no abusar de ella, una vez cada 10/15 días será suficiente. De lo contrario, es posible que irritemos y dañemos la piel.

Y hasta aquí, el blog de hoy. Si hay algún tema concreto sobre el que te gustaría saber más, dínoslo y lo apuntaremos para la próxima. Espero que te haya servido de ayuda y ya sabes, ¡queremos ver tus looks! Si pones en práctica estos #EtniaTips, súbelo y etiquétanos en redes sociales.